fbpx

La casa de mis sueños

La casa de mis sueños

Todo fue de sorpresa en sorpresa. Empezando por la amabilidad de Carlos, tanto al mostrarnos la que dijo era nuestra casa, como por su disponibilidad para cualquier requerimiento que nos iba surgiendo sobre la marcha. Magnífico anfitrión. No quiero desvelar mucho de la casa, porque sino no sería sorpresa, pero…”la casa de mis sueños”, dijo mi cuñada al verla. Sí, esa casa tan bonita estaba a nuestra entera disposición. Muy limpia y con la decoración muy cuidada, exquisita diría yo. Hemos ido 11 adultos y 5 niños de distintas edades que han disfrutado también de ella, corriendo, subiendo y bajando de un lado a otro; se han sentido felices y todo sin romper nada. La cocina totalmente equipada, los baños con todo, y digo todo, lo que puedas necesitar. Las habitaciones monísimas y… decía mi hermano que los colchones eran fantásticos y os aseguro que es muy exigente al respeto. Tomar el desayuno en la terraza de la pequeña alberca ha sido una delicia, con su primer rayito de la mañana. Tomar café después de comer en el patio central otra delicia. Despedir los rayos de sol al final de la tarde en la terraza de arriba… otra delicia. La casa dispone de muchos juegos, revistas y libros para entretener un rato de descanso. La ropa de cama y baño digna del mejor hotel. La relación precio/calidad muy buena. Espero que con esto os hagáis una idea. Casa totalmente recomendable, vayáis en el plan que vayáis.

 

Familia con niños
Fecha  estancia: 21 abril 2017